Les Cròniques d’Allenàrnia: Back in the BRD / Las Crónicas de Allenarnia: Back in the BRD

*Entrada bilingüe*

Catalan version

Doncs si, escolten: he tornat A Alemanya. Per més que veja món, visca noves experiències o conega noves gents, sembla que estic abocat a regressar a terres teutones.

No em malinterpreten: per a mi sempre és un plaer deixar-me caure per aquells latituts. Sempre sóc ben rebut i gaudisc de grates companyies, bells paisatges i festes. Sobretot, festes.

Aquesta vegada el viatge ha estat breu, de manera que no els oferiré el relat dels meus anars i tornars per Munic. Els deixe, simplement, un parell de les meues anècdotes o reflexions que crec que han de ser contades:

1. Com sempre, el poble alemany m’ha tractat amb cordialitat, atenció i respecte. Ja anara preguntant una direcció a un transeünt o comprant un bitllet de metro, la gent m’ha atés amb una cortesia que ja m’agradaria que més d’un/a ensenyara alguna vegada per ací.

2. Em fascina com mantenen les tradicions a Munic. S’imaginen que els meus col·legues i jo fórem diàriament vestits de faller? Ací reneguem dels nostres vestits regionals, excepte per a les grans festivitats, com va explicar el Doctor Repronto. Encara que els lederhosen ens puguen semblar ridículs, admire la seua devoció per mantenir la seua herència cultural.

 Imagen

Tradició!

3. Altra cosa en la qual ens podríem semblar és en la seua voluntat per no deixar que les atrocitats del feixisme caiguen en l’ostracisme. La memòria històrica d’aquesta gent és envejable: saben el que va passar i ho expliquen per tota la ciutat, ja siga amb una placa davant del Vell Ajuntament per a denunciar la Nit dels Cristalls Trencats o en Königsplatz, on fotos i cartells condemnen la crema de llibres.

4. Fotre el que plou. Diàriament. A tota hora. Com els queden ganes d’eixir al carrer? És més, tenint el major parc automobilístic d’Alemanya i la fàbrica de BMW, com van a totes parts amb bici?

5. Visca el servei de transport públic alemany! De debò: visca, hurra i fins a brvo per ell! Ràpid, puntual, ben combinat i llest per a atendre obres i imprevists. Així dóna gust viatjar.

6. Redéu, quants llocs de festa, escolten. I quanta cervesa!

7. El nivell de vida és car, però sempre ens quedaran els garitos de colpets a 50 cèntims. Que visca la Nachtgalerie!

8. En cap moment he enganyat a un/a alemà/nya: sempre que identificaven com espanyol.

Per l’accent? No.

Per errades gramaticals al parlar? Nein!

Per com em relacione amb la gent? Wrong again!

Pel pentinat! Doncs no diuen que els tipets espanyols duem pentinats rars? I com exemple, una comparança amb el cantant de Bongo Botrako.

 Imagen

Com dos gotes d’aigua.

I no sé què és pitjor: que altres nacionalitats pensaren el mateix o que altres espanyols cregueren que era basc. Això va ser el recopetín, no pel fet que cregueren que ho fóra, sinó per com m’ho deien.

Primer cas: en la cua d’un garito, una xica basca li pregunta a Joselo si és espanyol. Després, es torna cap a mi i em solta: “Tú has de ser de Bilbao”. Quan vaig dir que no amb cara de confusió, em contestà que és que tenia “pinta de borroquita”. Només vaig poder respondre: “En Valencia lo llamamos kale barraca”. En fi…

Segon cas: en la Nachtgalerie, em presenten a un xaval i em diu: “Mira, aquest també és del País Basc. És de Vitòria”. Després, per fotre la marrana, vaig agafar al vitorià del muscle i vaig començar a cantar a xisclar com un posés “Askatatu presoak!” i “Todos a una, Herri Batasuna”.

 Imagen

Només podia ser Carlos!

El divertit d’aquests episodis abertzales és que els ensenyàrem a les altres nacionalitats els conceptes “borroquita” i “perroflauta”. Tot el món va coincidir que sóc ambdues coses…

9. Brindar amb absenta amn un grup de quasi desconeguts a la salut de la II. República i per la Tercera, mola.

10. Les meues pintes i jo ens vam integrar perfectament en un local on servien un buffet lliure vegà acollonant. Asseguts en qualsevol costat, amb un o dos gossos, però super net, bonrotller i curiós. I per a rematar: pagaves entre 6 i 12 €, fixant el preu segons cregueres el que havies consumit. S’imaginen un lloc així a Espanya? Jo li donava dues setmanes…

I millor pare ja, que els detalls de les meues eixides i borratxeres nocturnes millor contar-les en persona a la frescor d’una birra.

 Doncs res, espere que els estiga agradant el retorn. Si no és així, promet seguir esforçant-me. Tinc una setmana per davant. I advertisc que el pròxim post serà seriós i de qualitat. ¡Palabra!

Si volen descobrir-ho, ja saben: romanguen tunejats a la mateixa slowpokora en el mateix slowpokanal!

1

1

Spanish version

Pues sí, oigan: he vuelto a Alemania. Por más que vea mundo, viva nuevas experiencias o conozca nuevas gentes, parece que estoy abocado a regresar a tierras teutonas.

No me malinterpreten: para mí siempre es un placer dejarme caer por aquellos lares. Siempre soy bien recibido y disfruto de gratas compañías, bellos paisajes y fiestas. Sobre todo, fiestas.

Esta vez el viaje ha sido breve, de manera que no les ofreceré el relato de mis ires y venires por Múnich. Les dejo, simplemente, un par de mis anécdotas o reflexiones que creo que han de ser contadas:

1. Como siempre, el pueblo alemán me ha tratado con cordialidad, atención y respeto. Ya fuese preguntando una dirección a un transeúnte o comprando un billete de metro, la gente me ha atendido con una cortesía que ya me gustaría que más de un@ enseñase alguna vez por aquí.

2. Me fascina cómo mantienen las tradiciones en Múnich. ¿Se imaginan que mis colegas y yo fuésemos a diario vestidos de fallero? Aquí renegamos de nuestros trajes regionales, salvo para las grandes festividades, como explicó el Doctor Repronto. Aunque los lederhosen nos puedan parecer ridículos, admiro su devoción por mantener su herencia cultural.

 Imagen

¡Tradición!

3. Otra cosa en la que nos podríamos parecer es en su voluntad por no dejar que las atrocidades del fascismo caigan en el ostracismo. La memoria histórica de esta gente es envidiable: saben lo que pasó y lo explican por toda la ciudad, ya sea con una placa delante del Viejo Ayuntamiento para denunciar la Noche de los Cristales Rotos o en Königsplatz, donde fotos y carteles condenan la quema de libros.

4. Joder lo que llueve. A diario. A todas horas. ¿Cómo les quedan ganas de salir a la calle? Es más, teniendo el mayor parque automovilístico de Alemania y la fábrica de BMW, ¿cómo van a todas partes en bici?

5. ¡Viva el servicio de transporte público alemán! En serio: ¡viva, hurra y hasta bravo por él! Rápido, puntual, bien combinado y listo para atender obras e imprevistos. Así da gusto viajar.

6. Redios, cuántos sitios de fiesta, oigan. ¡Y cuánta cerveza!

7. El nivel de vida es caro, pero siempre nos quedarán los garitos de chupitos a 50 céntimos. ¡Que viva la Nachtgalerie!

8. En ningún momento he engañado a un/a alemán/a: siempre que identificaban como español.

¿Por el acento? No.

¿Por fallos gramaticales al hablar? Nein!

¿Por cómo me relaciono con la gente? Wrong again!

¡Por el peinado! ¿Pues no dicen que los tíos españoles llevamos peinados raros? Y como ejemplo, una comparación con el cantante de Bongo Botrako.

Imagen

Como dos gotas de agua.

Y no sé qué es peor: que otras nacionalidades pensasen lo mismo o que otros españoles creyesen que era vasco. Eso fue el recopetín, no por el hecho de que creyesen que lo fuese, sino por cómo me lo decían.

Primer caso: en la cola de un garito, una chica vasca le pregunta a Joselo si es español. Luego, se vuelve hacia mí y me suelta: “Tú debes ser de Bilbao”. Cuando dije que no con cara de confusión, me contesto que es que tenía “pinta de borroquita”. Sólo pude responder: “En Valencia lo llamamos kale barraca”. En fin…

Segundo caso: en la Nachtgalerie, me presentan a un chaval y me dice: “Mira, éste también es del País Vasco. Es de Vitoria”. Luego, por joder la marrana, cogí al vitoriano del hombro y empecé a cantar a chillar como un energúmeno “Askatatu presoak!” y “Todos a una, Herri Batasuna”.

 Imagen

¡Sólo podía ser Carlos!

Lo divertido de estos episodios abertzales es que les enseñamos a las otras nacionalidades los conceptos “borroquita” y “perroflauta”. Todo el mundo coincidió en que soy ambas cosas…

9. Brindar con absenta con un grupo de casi desconocidos a la salud de la II. República y por la Tercera, mola.

10. Mis pintas y yo nos integramos perfectamente en un local donde servían un buffet libre vegano acojonante. Sentados en cualquier lado, con uno o dos perros, pero super limpio, buenrollero y curioso.

Y para rematar: pagabas entre 6 y 12 €, fijando el precio según creyeses lo que habías consumido. ¿Se imaginan un lugar así en España? Yo le daba dos semanas…

Y mejor paro ya, que los detalles de mis salidas y borracheras nocturnas mejor contarlas en persona al frescor de una birra.

Pues nada, espero que les esté gustando el regreso. Si no es así, prometo seguir esforzándome. Tengo una semana por delante. Y advierto que el próximo post será serio y de calidad. ¡Palabra!

Si quieren descubrirlo, ya saben: ¡permanezcan tuneados a la misma slowpokora en el mismo slowpokanal!

Advertisements

Etiquetes: , , ,

Una resposta to “Les Cròniques d’Allenàrnia: Back in the BRD / Las Crónicas de Allenarnia: Back in the BRD”

  1. Superlayo Says:

    Me imagino que sabrá que el recordatorio constante del fascismo en esa parte de Alemania es debido a un proceso de enculturación y culpabilización fomentado desde “el mundo libre” en la República Federal Alemana.

    En la República Democrática Alemana (RDA, Alemania del Este), se plantea el ascenso del nazismo (casi en esquemas estalinistas, destacando en este sentido la figura de Walter Ulbricht, un duro del materialismo histórico) en el debate entre capitalismo y socialismo, desdibujándose a muchos niveles al presentarse como un caso radical de algo ya presente en el mundo. De ahí se deriva la visión de que, históricamente, para la RDA, ellos no sólo no fuesen culpables de los crímenes del nazismo, sino que además pueden considerarse como víctimas de este proceso.

    Esto hace que pierda peso específico el plantearse la responsabilidad sobre el genocidio judío, y explica en parte el hecho de que en general aparezca una mayor proporción de neonazismo en las regiones orientales de Alemania más que en las occidentales (porque no han sido educados con este sentimiento de culpabilidad hacia los crímenes del Tercer Reich). He dicho.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s


%d bloggers like this: