Y sanseacabó (II)

Llega la hora de la conclusión de este artículo en dos partes. Es el momento de valorar cómo ha sido la experiencia en mi primer año como maestro.

1

Todavía recuerdo el primer pensamiento que tuve cuando supe que iba a ser maestro en el pueblo donde nació mi padre: la vida da muchas vueltas. En serio: mis pobres abuelos lo dejaron todo atrás para emigrar a Valencia para poder ganarse el sustento. 50 años después, su nieto regresa al pueblo para hacer exactamente lo mismo. Esta reflexión sigue intacta, pero lo que iba asociada a ella en mi cabeza ahora es distinto. Y es que lo que yo pensaba que iba a ser un año de trámite, un curso que tenía que pasar y aguantar para ir acercándome poco a poco a Valencia, ha resultado ser una experiencia inolvidable: he aprendido un montón de cosas (mejorando aspectos de mi actuación docente que consideraba poco adecuados), he sido capaz de actuar con autonomía, me he sentido realizado haciendo mi trabajo y he estado muy a gusto. Sobre todo esto último: el ambiente en el que me he desenvuelto es el más propicio para dedicarse a la enseñanza. El trinomio perfecto: buenos compañeros-padres y madres colaboradores-alumnado receptivo.

1

Los otros maestros del centro me lo han dicho en más de una ocasión, pero me temo que hasta ahora no he sido del todo consciente de la razón que tenían cuando me decían que estaba en un centro privilegiado y que no volvería a encontrar algo así en mi vida. Cuán cierto es, rediox..

1

Para profundizar un poco (pero sólo un poco) en mis impresiones, voy a hablar de los distintos elementos que han influido en mi estancia aquí en Cofrentes:

1

Los aspectos técnicos

Desde luego, las escuelas rurales sacan una ventaja que te cagas a las de las grandes urbes. No sólo tienen un equipo parecido, sino que, además, cuentan con una dotación económica muy buena. Tan buena que este año hemos podido comprar una enorme remesa de libros para renovar la biblioteca del centro, disfraces de carnaval para todo el colegio, así como un ordenador para cada aula, instalar la banda ancha y subvencionar la mitad de la excursión al Bioparc de Valencia.

1

He tenido mi propia aula de inglés, como en lo colegios pijos, y todo el material que he solicitado. Cuando tienes a tu alcance todo lo necesario para enseñar, la verdad es que se vuelve una labor hasta sencilla.

1

Pero lo mejor de todo ha sido, sin duda, la jornada continua. Hemos sido este curso la única escuela en todo el País Valenciano con este horario y ha sido lo mejor. Se lo prometo: los niños y niñas han rendido de una manera alucinante y a los maestros nos ha cundido una barbaridad (sin obviar el hecho de que me he podido hacer la siesta a pierna suelta todos los días). Lo jodido es que nos van a quitar este horario por tozudez y por falta de miras: una vez más, la política y la burocracia atacan de nuevo. Y es que el año pasado se pidió este horario y la Conselleria d’Educació nos permitió llevar a cabo la jornada continua por un error administrativo. Pero ahora que ven que la cosa funciona, nos lo retiran porque el resto de centros de la comunidad también la están solicitando y nuestro buen amigo, el conseller Fontdemora, dijo que la negociación de la jornada escolar estará fuera de las mesas de debate hasta que pasen las autonómicas de 2011. Así que la obstinación nos ha tumbado un proyecto educativo que nos ha ilusionado y es motivador, innovador y positivo. Algo que había unido bajo una misma bandera a toda la comunidad educativa: colegio, padres y madres y ayuntamiento. Manda cojones…

1

El alumnado

No es fácil enseñar a niños y niñas que van desde los 3 hasta los 11 años. Mas la cosa no ha ido nada mal: los grupos eran pequeños y he podido llevar una atención bastante individualizada.

1

Aunque he sabido llegar a todos ellos y ellas, me ha costado mantener la disciplina en clase algunas veces: como me veían joven y les hacía bastante caso, a veces me tomaban por el pito del sereno. Menos mal que tengo el carácter que tengo y se acojonban… Pero ahora en serio. Durante este curso he confirmado lo que ya sabía: la autoridad y el respeto no se ganan con mano de hierro, sino siendo dialogante y receptivo. Aunque claro, con respecto a ellos, la confianza se la gana uno, no se regala porque sí.

1

Todos y cada uno de mis alumnos y alumnas me ha enseñado algo. Y es que son muy distintos, cada cual con sus manías y costumbres, pero todos y todas con ganas de aprender y mejorar. Ya se lo dije cuando me despedí hace una semana: yo les habré enseñado mucho, aunque también he aprendido de ellos. En especial he aprendido maneras de resolver conflictos en las aulas, que no han sido ni pocos ni pequeños. La cosa está en que si ya me ha costado en un centro con menos de 50 alumnos, ¿qué será de mí cuando vaya a otro más grande? La que me espera…

1

El claustro

He sido durante este curso el maestro de inglés de todo un centro, una labor que me he guisado y comido yo. El no tener que coordinarse con nadie ha sido un problema: todas las decisiones relacionadas con mi asignatura a nivel pedagógico las he tomado yo. Pero en ningún momento me he sentido solo o desatendido: para eso estaban mis compañeros, una pandilla de impresentables en lo que a la hora de contar chistes y hacer bromas se refiere, aunque de lo mejor que he tenido el privilegio de encontrar en un colegio.

1

La atmósfera de trabajo ha sido increíble: diálogo, colaboración, coordinación, trabajo en equipo, discusiones constructivas,… Si alguien tenía una idea, se le ayudaba; si tenía un problema, todos a una a solucionarlo. Y todo esto se ha extrapolado al terreno personal: todos sabemos de la vida de todos y nos interesamos, procurando echar una mano siempre que la situación así lo ha requerido. Y es que el grupo de personas con las que he trabajado estos 10 meses han hecho que ir a trabajar todos los días fuese justo lo contrario a un suplicio. Pasaron de ser simples compañeros a amigos, de tal forma que han conseguido que me sintiese como en casa aun estando lejos de mi hogar.

1

Y es que ellos son así:

1

– Hilario, el abuelito, ha sido mi contrapunto. El hombre con más experiencia y que se ha criado en el campo, teniendo problemas siempre con las nuevas tecnologías. Ha sido sorprendente lo bien que nos hemos llegado a complementar. Y me ha enseñado bastantes cosas del entorno. Aunque eso sí, jamás le perdonaré que me robase los sudokus de periódico.

1

– Óscar, un tío joven, con un gran talento artístico y unas ganas de currar apabullantes. Es un tío creativo y cualquiera es afortunado de tenerlo al lado como compañero y como amigo. Le ha perdido un poco su pasión por Internet, pero se le perdona porque eso siempre nos daba juego a la hora del patio.

1

– Manolo, que parecía tan serio cuando llegó y resultó ser un auténtico cachondo. Se nota, y mucho, los años de experiencia que lleva a cuestas, especialmente por los muchos centros que ha visto. Es un tío versátil y trabajador, por no mencionar su arte a la hora de bailar. Además, tenía el detalle de dejarme elegir música cuando nos volvíamos juntos a Valencia.

1

– Elena, la seño de música. Una tía divertida y alegre, que me ha enseñado que con calma y serenidad se puede hacer frente a todo lo que venga. Si tenemos en cuenta que encima es la que más ha colaborado conmigo para hacer una unidad transversal, nos sale una tía con mucha idea y ganas de que los chavales y chavalas aprendan.

1

– Katy, otra muchacha joven que ha sido capaz de dejarnos huella aun sólo viendo un día a la semana. Creo que en mi vida he conocido a nadie tan abnegado con la causa de los que tienen discapacidades. Ya saben como va esto: buen corazón + trabajadora incansable = niños con muuuuuuuuucha suerte.

1

– Jaime, el palentino favorito de todos nosotros. Vale que él no es maestro, pero como si lo fuera. Siempre ha estado a nuestra disposición para cualquier cosa. Un tío fuerte, tanto físicamente como en sus convicciones (lástima que sea del PSOE, jajajaja). Alguien que curra a destajo y que no se queja. Todo lo contrario: siempre te saluda en todo afable y encuentra un chascarrillo que contarte. Un fiera, vamos.

1

– Pepe, el pequeño broncas salidorro. Un hombrecillo que desde el primer día llegó dando caña y me ofreció su casa. Un tío con el que puedes hablar de todo (aunque el prefiera hablar de sexo) y contar con él en todo. Alguien que sabe cómo llevar una clase: el payaso con la mano de hierro. Un individuo que me ha acogido bajo su ala y de forma tácita me ha enseñado cómo se puede llegar a ser un buen maestro. Además, es un miembro del partido, así que, ¡qué más se le puede pedir!

1

– Mari, la directora que no es directora. Me explico: jamás había conocido a alguien que llevase tan bien un centro y luego fuese una colega más. Recuerden sino la anécdota de las nueces. Mari ha sido una más entre nosotros, pero también la primera en dar la cara y luchar pos nuestros intereses hasta el final, por duro o problemático que resultase. Ha sido mi primer año en la docencia y ella me ha dado una libertad y una confianza que no me habría imaginado nunca. Eso sí, creo que todavía no le he pillado el truco a cómo maneja ella a los mocosos y mocosas de Infantil…

1

A todos ellos y ellas, gracias. Ha sido un año de impresión. No me llevo ni un mal recuerdo. Seréis desgraciados: mira que acostumbrarme a esto… ¡Luego las voy a pasar putas!

1

Haciendo retrospectiva, me atrevería a decir que este ha sido uno de los mejores años de mi vida. Y es que vivido de todo este año:

1

He hecho el payaso…

01

1

…y me he sentido como una princesa.

02

1

Me han nombrado caballero…

03

04

1

… y he dirigido un cabaret.

05

06

07

1

Y me lo he pasado bien tanto dentro…

08

1

… como fuera de las aulas.

09

1

Hay que ver lo mucho que nos hemos reído…

010

011

1

… y cuánto nos hemos querido.

012

013

014

1

No sé qué más decir en este momento, la verdad. Sólo puedo dar las gracias e invitaros a que alcemos nuestras copas. Brindemos porque todos nos volvamos a reunir algún día.

015

1

Gracias de corazón porque, este año, si no es por vosotros, no lo habría conseguido. Gracias a vosotros…

016

1

… he sido feliz.

Advertisements

9 Respostes to “Y sanseacabó (II)”

  1. tierrasbaldias Says:

    Que bonito. Mal cabrón, que envidia te tengo ostias. ¿No podrías haberlo pasado un poquito mal algún día? Así no tendría que robarte el alma un día de estos. Disfruta y atesora esos momentos, que al fin y al cabo son los más valiosos. Nunca volverá a ser tu primer año ;).

  2. chewrafa Says:

    El del comentario anterior de “tierrasbaldias” era yo, que no me había acordado de desloguearme…

  3. Reqviem Says:

    Tío, me alegro de verdad que te vayan las cosas así de bien. Serás un profesor conjonudo.

  4. Joselo Says:

    sí, sí, sí…..muy bonito y todo eso…..pero no nos alejemos de lo importante:
    Es un colegio donde enseñan a travestirse a los niños!!!!!
    Ese chico-princesa, esos hombres-cabareteras!!
    Si la Santa Madre Iglesia viese esto!!! Cañizares va a ir a por vosotros y mandaros de una patada al Infierno, malditos herejes!!!
    Y el alcalde no hace nada para impedirlo!? Parece mentira que sea del PP, la Falange tendría que volver…. Comunistes! que sois unos comunistes! Y encima tirasteis al cura del Opus (aunque supongo que los de Jalance ayudaron)

    xDDDD
    Nos vemos en unos meses!

  5. RaQuEL Says:

    CaRLoS! Super bonita la entrada… vas a volver al mismo cole? Que guay, adjudicaciones telemáticas… ¬¬ En fin, que esta noche me lo cuentas. Por si no has leido mi sms a las 10 en la gasolinera de Xúquer (cenamos en calle Serpis). Kisses!!

  6. Repelux Says:

    ¡Qué entrañable! Entran ganas de hacer cosas.

    Mañana tal vez.

  7. Félix Says:

    Joder, tieen que ser una rision currar ahi, lo cual me hace pensar, si mis profesores, eran iguales… solo les pude ver en su salsa en la fiesta de graduacion de mis amigos hace un año, borrachos, bailando… y con la profesora mas joven de todas, de la cual guardo un recuerdo muy bueno, pues era y es la polla, arrimandose demasiado… xD

    Si los profesores, sois personas, aunque nos cueste creer eso cuando somos alumnos y os vemos en clase

  8. Superlayo Says:

    Salvando las diferencias, me recuerda usted, en lo de aprender y enseñar a partes iguales, a mi carrera como monitor de tiempo libre. Y los colegios relativamente pequeños y rurales son entrañables, yo me crié en uno hasta los 12-13 años, y guardo recuerdos maravillosos.

    ¿Sobreentiendo por el artículo que te ves obligado, a la fuerza, a cambiar de colegio el año que viene? Mala cosa, viendo lo contento que estás, ¿o tal vez no? Lo cierto es que cuando contabas los antecedentes familiares, ya te estaba viendo criando a tu hijo allí, y que se tuviese que ir fuera a su vez, en una nueva vuelta de tuerca.

  9. Ch@RLieRiCh@RD aka Slowpoke comentarista Says:

    Bueno, gentecilla:
    Me alegro de que os haya gustado la entrada. La verdad es que me ha quedado algo lacrimógena, pero es lo que hay. Así es como pienso que ha sido mi curso. Y ahora os voy diciendo:

    – Chew: hay primeras veces buenas y otras malas, pero tan cojonudas, lo dudo. La cosa está en que en el mundo de la docencia, es un poco una rifa- Esta vez me ha tocado a mí el gordo.

    – Josema: gracias por tu confianza xD Sólo espero saber estar a la altura de las expectativas.

    – Joselo: como siempre, te sales por la tangente, maldita zorra xD Lo que pasa es que tienes envidia porque tú en Berlín como mucho te disfrzas del Cuervo y yo de princesa estoy super mono. Y lo sabes. Lo del cura es que era de traca: era él o el pueblo. Y el alcalde pasa de estas cosas.

    – Raquel: bueno, a ti ya te comenté el sábado como estaba el asunto. A ver si va bien y repito.

    – Repelux: ahí, partiendo la pana xD Es usted mi héroe!

    – Félix: los profesores NO son personas, pero los maestros sí que lo somos xP La verdad es que todo hay en el gremio, pero en este centro nos hemos juntado los cachondos. Y no se la pele pensando en la seño que se arrimaba, mamoncete.

    – Layo: cualquier labor con niños es muy enriquecedora. No salve las distancias porque yo también he sido monitor de campamento y lo que se aprende en un sitio es aplicable al otro, se lo aseguro.
    Las escuelas rurales creo que son mucho más familiares y productivas. La gente se piensa que porque estamos en un pueblo los niños son unos ceporros o no se enteran, pero nada más lejos de la realidad.
    Y sí, de mi artículo se desprende que se me obliga a escoger un centro para el año que viene, pero puedo tener suerte y repetir en este. A los que nos sacamos una opo nos hacen estar 3 años dando vueltas hasta que nos asignan una plaza definitiva, pero bueno. La vida es asín. Y no creo que me quedase aquí aunque quisiese: mi vida está en Valencia y la parienta no está por la labor de instalarse aquí…

    Y bueno, ahora luego haré una entradita para el día de hoy. No se lo pierdan, fistros!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s


%d bloggers like this: