Burning down the bus!

*Entrada bilingüe*

Catalan version

Siguem realistes, amics i amigues: per què és coneguda la ciutat de València? A molts ens agradaria dir que per la nostra oferta cultural, la nostra lluita pionera contra el canvi climàtic, els nostres programes d’acollida als estrangers o les inversions en prestacions socials. Però en realitat a València se la coneix per:

– les Falles

– la paella

– les coses de Calatrava, a cadascuna més idèntica a l’anterior

– parlar una altra cosa que no és castellà, però que no se sap molt bé el que és

– els vestits del senyor Camps

– les platges porques

– la depredació de les nostres hortes

– el circuit de F1 que ens fa perdre pasta

Doncs a aquesta llista de la infàmia li anem a haver de sumar les bregues dels autobusos. Sí, estimats lectors/es: per si no vam tenir poc amb açò i amb açò altre, la polèmica dels autobusos torna A València. Miren, miren:

L’Ajuntament de València va donar permís per a circular des del dilluns fins al dimecres de la setmana passada pels carrers de la ciutat a un dels tres autobusos antiabortistes de la plataforma Dret a Viure (DAV). L’autobús, que només tenia permís de l’Ajuntament de València per a circular per la ciutat, va estacionar en ple cor de la vila, en concret, en la zona reservada a vehicles autoritzats de l’ajuntament. Desenes de voluntaris de la plataforma Dret a la Vida van difondre fullets i proclames en la plaça des de les 18 hores, hora en la qual es va convocar una concentració en l’esplanada de la plaça de l’Ajuntament, on es va llegir el Manifest per la Vida. El bus va arribar a primera hora a València i es va recórrer tots els barris de la capital. Per si no fos poc, el dimecres el bus va recalar en la plaça de Bous.

A mi d’açò em sorprèn el contrast entre les facilitats i la cobertura que se li dóna a l’autobús de Dret a Viure i el sectarisme i la censura al bus ateu. I és que a veure si hi ha algú que m’explique com l’ajuntament que governa Rita Barberà no té cap objecció a vetar postures morals contràries a les seues i en canvi facilitar les dels quals opinen d’altra manera. M’estic referint, òbviament, a que fa tres setmanes el consistori va denegar el permís per a ocupar la plaça de l’Ajuntament als integrants de Salvem el Botànic, contraris a l’hotel del solar de Jesuïtes emparant-se en el “caràcter emblemàtic d’aquest emplaçament l’ús del qual ha estat limitat a actes institucionals o festes populars puntuals”. Per la seua banda, els responsables de la campanya del denominat bus ateu també han denunciat que l’ajuntament duu mesos donant-los llargues a la seua petició de col·locar cartells amb el lema “Probablement Déu no existeix…” en els autobusos municipals de l’EMT.

Això sí, anem a deixar que s’expliquen, que potser són tot desafortunades coincidències: fonts del govern municipal van explicar que el consistori, en concret la Delegació de Circulació, “ha donat permís perquè circule l’autobús perquè és un vehicle pesat sotmès a l’ordenança municipal de Vehicles Especials, però no ha autoritzat l’ocupació de via pública” i la concentració en la plaça de l’ajuntament. El consistori va desviar la responsabilitat a la Subdelegació de Govern que, al seu torn, es va desmarcar del tema apuntant que “ni autoritza ni prohibeix, simplement, se li va comunicar” la concentració. Es tractava d’espai públic on, aparentment, no s’anaven a registrar problemes d’ordre públic i per tant la Subdelegació va deixar fer.

Ergo: si l’ajuntament (del PP) permet l’arribada i estacionament del bus antiabortista i la Subdelegació del govern (del PSOE) així ho permet, que es foten els 2 grans partits. És més, que després el PSOE municipal no es queixe de la censura del consistori. Concretament ho dic pel regidor socialista Juan Soto, que va arremetre contra l’alcaldessa per consentir que el bus estacionara en la plaça. El senyor Soto va acusar a Rita Barberà de discriminar a altres col·lectius, com el del bus ateu, que no coincideixen amb la seua postura moral i va reblar que el PP de “menteix quan diu que no han autoritzat l’estacionament de l’autobús”. Doncs tio: et fots i balles. A veure si comencem a ser coherents i fem política de partit d’una vegada…

A més de que cadascun tinga les seues pròpies opinions sobre l’avortament diguen-me si és o no és de traca el tema d’aquesta ciutat i dels seus governants. Doncs això.

En fi, dames i cavallers, durant aquesta setmana els aniré informant sobre esdeveniments i successos que ens esperen, així que no se m’adormen: romanguen tunejats a la mateixa slowpokora en el mateix slowpokanal!

1

1

Spanish version

Seamos realistas, amigos y amigas: ¿por qué es conocida la ciudad de Valencia? A muchos nos gustaría decir que por nuestra oferta cultural, nuestra lucha pionera contra el cambio climático, nuestros programas de acogida a los extranjeros o las inversiones en prestaciones sociales. Pero en realidad a Valencia se la conoce por:

– las Fallas

– la paella

– las cosas de Calatrava, a cada cual más idéntica a la anterior

– hablar otra cosa que no es castellano, pero no se sabe muy bien lo que es

– los trajes del señor Camps

– las playas gorrinas

– la depredación de nuestras huertas

– el circuito de F1 que nos hace perder pasta

Pues a esta lista de la infamia le vamos a tener que sumar las broncas de los autobuses. Sí, amados lectores/as: por si no tuvimos poco con esto y con esto otro, la polémica de los autobuses vuelve a Valencia. Miren, miren:

El Ayuntamiento de Valencia dio permiso para circular desde el lunes hasta el miércoles de la semana pasada por las calles de la ciudad a uno de los tres autobuses antiabortistas de la plataforma Derecho a Vivir (DAV). El autobús, que sólo tenía permiso del Ayuntamiento de Valencia para circular por la ciudad, estacionó en pleno corazón de la villa, en concreto, en la zona reservada a vehículos autorizados del ayuntamiento. Decenas de voluntarios de la plataforma Derecho a la Vida difundieron folletos y proclamas en la plaza desde las 18 horas, hora en la que se convocó una concentración en la explanada de la plaza del Ayuntamiento, donde se leyó el Manifiesto por la Vida. El bus llegó a primera hora a Valencia y se recorrió todos los barrios de la capital. Por si fuera poco, el miércoles el bus recaló en la plaza de Toros.

A mí de esto me sorprende el contraste entre las facilidades y la cobertura que se le da al autobús de Derecho a Vivir y el sectarismo y la censura al bus ateo. Y es que alguien me explique como el ayuntamiento que gobierna Rita Barberà no tiene ningún reparo en vetar posturas morales contrarias a las suyas y en cambio facilitar las de los que opinan de otra manera.

Me estoy refiriendo, obviamente, a que hace tres semanas, el consistorio denegó el permiso para ocupar la plaza del Ayuntamiento a los integrantes de Salvem el Botànic, contrarios al hotel del solar de Jesuitas amparándose en el “carácter emblemático de dicho emplazamiento cuyo uso ha sido limitado a actos institucionales o fiestas populares puntuales”. Por su parte, los responsables de la campaña del denominado bus ateo también han denunciado que el ayuntamiento lleva meses dándoles largas a su petición de colocar carteles con el lema “Probablemente Dios no existe…” en los autobuses municipales de la EMT.

Eso sí, vamos a dejar que se expliquen, que a lo mejor son todo desafortunadas coincidencias: fuentes del gobierno municipal explicaron que el consistorio, en concreto la Delegación de Circulación, “ha dado permiso para que circule el autobús porque es un vehículo pesado sometido a la ordenanza municipal de Vehículos Especiales, pero no ha autorizado la ocupación de vía pública” y la concentración en la plaza del ayuntamiento. El consistorio desvió la responsabilidad a la Subdelegación de Gobierno que, a su vez, se desmarcó del tema apuntando que “ni autoriza ni prohíbe, simplemente, se le comunicó” la concentración. Se trataba de espacio público donde, aparentemente, no se iban a registrar problemas de orden público y por tanto la Subdelegación dejó hacer.

Ergo: si el ayuntamiento (del PP) permite la llegada y estacionamiento del bus antiabortista y la Subdelegación del gobierno (del PSOE) así lo permite, que se jodan los 2 grandes partidos. Es más, que luego el PSOE municipal no se queje de la censura del consistorio. Concretamente lo digo por el concejal socialista Juan Soto, que arremetió contra la alcaldesa por consentir que el bus estacionase en la plaza. El señor Soto acusó a Rita Barberà de discriminar a otros colectivos, como el del bus ateo, que no coinciden con su postura moral y remachó que el PP de “miente cuando dice que no han autorizado el estacionamiento del autobús”. Pues tío: te jodes y bailas. A ver si empezamos a ser coherentes y hacemos política de partido de una vez…

Amén de que cada uno tenga sus propias opiniones sobre el aborto díganme si es o no es de traca lo de esta ciudad y sus gobernantes. Pues eso.

En fin, damas y caballeros, durante esta semana les iré informando acerca de eventos y sucesos que nos aguardan, así que no se me duerman: ¡permanezcan tuneados a la misma slowpokora en el mismo slowpokanal!

Advertisements

6 Respostes to “Burning down the bus!”

  1. EKSL Says:

    Bueh,la llevas clara si piensas que algun dia toda esa cuadrilla de chupopteros va a dar un paso en cualquier direccion que pueda perjudicar de alguna forma su chollo:Despues de años hablando de la inconveniencia(Incluso ilegalidad) del poligono de tiro de Bardenas Reales de Navarra (Los terrenos pertenecen a todo el pueblo navarro),PSN y UPN se aliaron para prorrogar el alquiler a Defensa,junto con el presi de la Comunidad.
    Sobre el tema del aborto,alla cada cual con sus decisiones,pero que sean suyas y no de cualquier grupo “salvador” que las imponga.

  2. Superlayo Says:

    Lo que siempre me llama la atención es como consigue enterarse con tanto detalle de todas estas movidas… Y por favor, si Valencia es archiconocida por algo, es por sus naranjas.

  3. Joselo Says:

    Carlos, te has olvidado de las naranjas!!! Ahí Superlayo te ha hecho un Touché en toda regla!

    Por cierto, a falta de más datos, creo que no se puede acusar, en este caso puntual…..en otros sí, al PSOE de falta de coherencia o de pasar la pelota. Por las palabras del la subdelegación de Gobierno a mí se me da a entender que no es su competencia autorizar o prohibir tal acto, al menos no si no se dan las circustancias adecuadas. Lo que significaría que no hay un falta directa de coherencia entre lo que dice la subdelegación y lo que dice el PSPV.

  4. Félix Says:

    El autobus ese tbn paseo por León, pero yo no me entere de tantas cosas, asi que no se si extaciono ni nada… lo unico raro que ha pasado en León con el cambio de gobierno (ahora le toca al PSOE) fue que cambio el nombre al estadio de futbol (que se llamaba como el alcalde del pp, amilivia) y ahora es el “renino de León”.

    Y tambien tenemos el primer parking provado de un hospital publico, pero eso lo concedio el PP antes de terminar su mandato

  5. Repelux Says:

    Secundo a Superlayo, naranjas. Lo de los antiabortistas… que ellos puedan permitirse ir de guays no es justo en absoluto.
    El post es serio y eso, por eso aguantaré la tentación de soltar chistes de bebés muertos.

  6. Félix Says:

    Por cada chiste que haga Repelux, un bebe morira xD

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s


%d bloggers like this: