Estereotips d’ahir i abans-d’ahir presenten… Prejutjant a la gent: sóc un hippie / Estereotipos de ayer y anteayer presentan… Prejuzgando a la gente: soy un hippie

*Entrada bilingüe*

Catalan version

Doncs si, he pensat que en comptes de fer una espècie de relat breu sobre la meua persona vaig a comentar una bella anècdota que ve a resumir la meua vida des de que em vaig deixar el pèl llarg allà per principis del 2005. Estava jo feliçment gaudint del final de la jornada laboral de la meua primera setmana de treball quan un dels meus “encantadors” deixebles em solta “Carlos, en el pati diuen que ets un hippie”. Reacció meua: mirar-li amb estranyesa i seguir a la meua. Potser perquè el xaval és menut, potser perquè va a la seua bola, no va captar la meua indirecta i va insistir: “Però és veritat o no?”. Al veure que no em deixava, vaig decidir tallar el tema d’arrel. Com? Bé, dient-li que no o bastonejant-lo amb un objecte contundent haurien estat bones opcions, però hi ha una que mai falla. I és que els xiquets i les xiquetes són com nosaltres: ganduls per naturalesa. Li vaig dir que el que havia de fer era buscar què significava aquesta paraula i, quan ho sabés, ja ho comentaríem junts. Evidentment, mai ho va fer.

La qüestió és que a dia d’avui la gent segueix sent molt simplista i s’empren els mateixos estereotips. En el cas d’abans, podem passar-lo per alt perquè es tracta d’un xiquet (o no tan per alt perquè d’algun lloc treuen els xiquets i les xiquetes els estereotips), però fotre, hi ha gent que és de traca. I el pitjor de tot és que el meu aspecte no és especialment “alternatiu”. Val, duc el pèl una mica llarg (abans duia una gran cabellera) amb una trena de colors i fora del col·legi em pose samarretes de grups de rock o reivindicatives. Això no vol dir ni que siga un hippie ni moltes altres coses. Però bé, la gent només per això ja m’etiqueta com a hippie i cregue-me quan vos dic que no és la primera vegada que m’ho diuen. El que passa és que molta gent (no tota, en honor a la veritat) es fa una idea de com sóc en base a les meues pintes (sobretot el meu pèl) que de vegades és correcta i de vegades és una gran cagada. Així doncs, deixen-me divagar un poc i analitzem el que no implica tindre el pèl llarg:


– Dur el pèl llarg no et converteix automàticament en hippie. De fet, no tinc ni tan sols molt clar que el moviment hippie tingués molta força en aquest país. Per la meua ideologia puc tindre una mica en comú amb ells: el diàleg com solució dels conflictes, respecte al medi ambient, tolerància entre les ètnies, cagar-se així un poc en les religions, rebuig al consumisme… Però cony, que la gent s’informe abans de parlar. No tots els hippies són cabelluts ni tots els cabelluts som necessàriament hippies. Miren a Aznar sinó!

– Dur el pèl llarg no em converteix per art de magia en fumador. De debò, gents del món: deixeu de demanar-me foc o cigarrets, que no en tinc. I no, no poseu aquestes cares com dient “agarrat de merda, dóna’m, que sé que duus alguna cosa”, que no fume, collons!!! I tampoc fume porros: deixeu de demanar-me paper o que vos venga una mica, hòsties ja!!!

– Dur el pèl llarg no m’impulsa a cometre delictes. Senyora, no vaig a fer-li mal, solte la bossa, que la va a trencar de clavar-li les ungles. I vostè, simpàtic segurata del Corte Inglés: només entre en la seua fotuda botiga perquè és una drecera quan vaig a veure al meu pare al treball i em refresque amb l’aire condicionat. No fa falta que deixe la seua ronda i em segueixi per a comprovar que no delinqueixo.
Sorprenentment, la policia em deixa bastant tranquil. Bé, excepte quan hi ha manis: llavors tots i totes els allí presents som enemics en potència.

– Dur el pèl llarg no canvia les meues tendències sexuals. Afortunadament, d’aquestos casos he viscut pocs, però creure que sóc homosexual en base de la longitud del meu pèl és menys que simplista i retrògrad. És, simplement, ser idiota.

– Dur el pèl llarg no em converteix en un perillós roig anti-espanyol crema-esglésies. Bo, de perillós no en tinc gens, no sóc anti-espanyol i no vaig pel carrer cremant esglésies. Allò de roig… Bé, què es pot esperar d’un votant del PCE (jo et maleeixo, Llamazares).


I bé, en general crec que això és tot. Altre dia, si això, conte una bella anècdota per la qual em van confondre amb un camell. Així que els deixe. A passar-ho bé!


Ah! I recorden: romanguen tunejats, a la mateixa slowpokora, en el mateix slowpokanal!


* Mentre acaba d’escriure, Carlos es para i pensa… *


Mira que dir-me
hippie… Total perquè duc el pèl llarg… En fi, vaig a veure si agafe la bici per a anar a la mani pels drets de la dones i els immigrants. Ai, però abans he separar les escombraries, agafar el CD de John Lennon i fer les samarretes contra l’energia nuclear. I que no se m’oblide que tinc la xerrada contra el militarisme i el neocolonialisme. Fotre, i encara he de regar els arbres de l’hort…

Pfff, mira que dir-me hippie a mi…

Spanish version

Pues sí, he pensado que en vez de hacer una especie de relato breve sobre mi persona voy a comentar una bella anécdota que viene a resumir mi vida desde que me dejé el pelo largo allá por principios del 2005.

Estaba yo felizmente disfrutando del final de la jornada laboral de mi primera semana de curro cuando uno de mis “encantadores” pupilos me suelta “Carlos, en el patio dicen que eres un hippie”. Reacción mía: mirarle con extrañeza y seguir a lo mío. Quizás porque el chaval es pequeño quizás porque va a su bola, no captó mi indirecta e insistió: “¿Pero es verdad o no?”. Al ver que no me dejaba, decidí cortar el tema de raíz. ¿Cómo? Bueno, diciéndole que no o aporreándolo con un objeto contundente habrían sido buenas opciones, pero hay una que nunca falla. Y es que los niños y las niñas son como nosotr@s: vagos por naturaleza. Le dije que lo que tenía que hacer era buscar qué significaba esa palabra y, cuando lo supiese, ya lo comentaríamos juntos. Evidentemente, nunca lo hizo.

La cuestión es que a día de hoy la gente sigue siendo muy simplista y se emplean los mismos estereotipos. En el caso de antes, podemos pasarlo por alto porque se trata de un niño (o no tan por alto porque de algún sitio sacan los niños y las niñas los estereotipos), pero joder, hay gente que es de traca. Y lo peor de todo es que mi aspecto no es especialmente “alternativo”. Vale, llevo el pelo algo largo (antes llevaba una gran melena) con una trenza de colores y fuera del colegio me pongo camisetas de grupos de rock o reivindicativas. Ello no quiere decir ni que sea un hippie ni muchas otras cosas. Pero bueno, la gente sólo por eso ya me etiqueta como hippie. Y créame cuando digo que no es la primera vez que me lo llaman. Lo que pasa es que mucha gente (no toda, en honor a la verdad) se hace una idea de cómo soy en base a mis pintas (sobre todo mi pelo) que a veces es correcta y a veces es una gran cagada. Así pues déjenme divagar un poco y analicemos lo que no implica tener el pelo largo:

– Llevar el pelo largo no te convierte automáticamente en hippie. De hecho, no tengo ni siquiera muy claro que el movimiento hippie tuviese mucha fuerza en este país. Por mi ideología puedo tener algo en común con ellos: el diálogo como solución de los conflictos, respeto al medio ambiente, tolerancia entre las etnias, cagarse así un poco en las religiones, rechazo al consumismo… Pero coño, que la gente se informe antes de hablar. ¡No todos los hippies son melenudos ni todos los melenudos somos necesariamente hippies! ¡Miren a Aznar sino!

– Llevar el pelo largo no me convierte por arte de magia en fumador. En serio, gentes del mundo: dejad de pedirme fuego o cigarros, que no tengo. Y no, no pongáis esas caras como diciendo “rácano de mierda, dame, que sé que llevas algo”, que no fumo, cojones!!! Y tampoco fumo porros: dejad de pedirme papel o que os venda algo, ¡¡¡hostias ya!!!

– Llevar el pelo largo no me impulsa a cometer delitos. Señora, no voy a hacerle daño, suelte el bolso, que lo va a romper de clavarle las uñas. Y usted, simpático segurata del Corte Inglés: sólo entro en su jodida tienda porque atajo cuando voy a ver a mi padre al curro y me refresco con el aire acondicionado. No hace falta que deje su ronda y me siga para comprobar que no delinco.

Sorprendentemente, la policía me deja bastante tranquilo. Bueno, excepto cuando hay manis: entonces tod@s l@s allí presentes somos enemigos en potencia.

– Llevar el pelo largo no cambia mis tendencias sexuales. Afortunadamente, de estos casos he vivido pocos, pero creer que soy homosexual en base a la longitud de mi pelo es menos que simplista y retrógrado. Es, simplemente, ser idiota.

– Llevar el pelo largo no me convierte en un peligroso rojo anti-español quema-iglesias. Bueno, de peligroso no tengo nada, no soy anti-español y no voy por la calle quemando iglesias. Lo de rojo… Bueno, qué se puede esperar de un votante del PCE (yo te maldigo, Llamazares).

Y bueno, en general creo que eso es todo. Otro día, si eso, cuento una bella anécdota por la cual me confundieron con un camello. Así que les dejo. ¡A pasarlo bien!

¡Ah! Y recuerden: ¡permanezcan tuneados, a la misma slowpokora, en el mismo slowpokanal!

* Mientras termina de escribir, Carlos se para y piensa… *

Mira que decirme hippie…. Total porque llevo el pelo largo… En fin, voy a ver si cojo la bici para ir a la mani por los derechos de la mujeres y los inmigrantes. Ay, pero antes he separar la basura, pillar el CD de John Lennon y hacer las camisetas contra la energía nuclear. Y que no se me olvide que tengo la charla contra el militarismo y el neocolonialismo. Joder, y todavía tengo que regar los árboles del huerto…

Pfff, mira que llamarme hippie a mí…

Advertisements

9 Respostes to “Estereotips d’ahir i abans-d’ahir presenten… Prejutjant a la gent: sóc un hippie / Estereotipos de ayer y anteayer presentan… Prejuzgando a la gente: soy un hippie”

  1. merylspider Says:

    Jejeje. Eso de catalogarnos por nimios detalles es una plaga extendidisima que tenemos que exterminar.

    Un saludo

  2. Superlayo Says:

    A mí también me han llamado hippie por tener el pelo larguillo, pero en coña. De todas formas si que es molesto la clasificación, en otras cosas si me lo han dicho, y es realmente enervante que te llamen algo que no eres.

  3. paco Says:

    Es curioso, yo de lejos parezco un yonki y eso no impide que las señoras viejas crean que soy un buen tipo y me pidan que les alcance los estantes altos en el super. Aunque mi aspecto si mantuvo a raya a un navajero.

  4. Félix Says:

    A mi me confunden con una tía, ya que en el trabajo tengo que ponerme la coleta alta para que no caiga la gorra.

    Cuando me lo estaba dejando largo me llamaban independiente, cunado tenia la trenca hippie, cuando lo tenia naranja, directamente se reían de mi… pero hoy por hoy, no cambio mi melena por nada del mundo, tan bonita, tan negra, tan lisa, tan sensual… si no fuera mía, me enamoraría de ella

  5. merylspider Says:

    Slowpoke (resumo tu nuck porque anda que no es largo ni nada!) gracias por tu apoyo. De hecho voy a estar un par de dias sin entrar a ver si se pasa porque….como diria shura me he quedado sin excusas. Los guiones no son escritos por mi sino interpretados por mi, por lo tanto, como no me atribuyo el merito de escribirlos no creo que lso ponga, ademas muchos son en ingles.
    Yo tb sigo coleccionando entradas de cine! pero esas crei que las habia perdido hace tiempo y me sorprendio encontrarlas.
    Un saludo!

  6. Ch@RLieRiCh@RD aka Slowpoke comentarista Says:

    Lo bueno de tener un blog recién nacido es que todas las visitas y todos los comentarios te hacen ilusión. Pues ya imaginaos si encima son de los habituales del blog de Randy xP. Hay que ver el gustico que me da responderos a tod@s en estas horitas libres entre clase y clase.

    La cuestión es que más vale que nunca hagamos una quedada porque la escena puede ser muy bizarra: entre Superlayo y yo que parecemos “hippies”, meryl que se venda la cara y lleva camisetas de Batman, paco que parece un yonkie (pero no era una bola envuelta por un aura negra?¿?) y Félix que tiene un affaire con su melena, menuda imagen saldría… Eso sí: diversión garantizada!

    Pues eso, gente, que gracias por comentar y estar tuneados. Esta tarde toca minipost de cara a uno más grande que llegará el domingo por la tarde. Lo del domingo será un análisis de una viñeta de mi manga favorito (y el de mucha gente): Dragon Ball. Así que vuelvan esta tarde a la misma slowpokora, en este mismo slowpokanal!

  7. anomenatinutil Says:

    A mi a la feina em confonien amb una dona quan estava d’esquenes a la barra i portava els cabells llargs… ara que els porto curts no em confonen amb una dona… però les iaies amb les que em creuo segueixen aferrant-se al bolso quan els hi passo pel costat o quan sec a algun seien proper al tren…

  8. Ch@RLieRiCh@RD aka Slowpoke comentarista Says:

    Ja és la segona persona a la que confonen amb una dona entre els comentaristes… Ai, quina colla… Deixeu donar esglais a les iaies!!!

    anomenatinutil: encara no m’has contestat: puc posar-te en la llista de blogs d’interés sí o no?¿? Bah, per favooooooooooor. Si us plaaaaaaaaaaaaaaaau…

  9. anomenatinutil Says:

    Ostres! No havia vist el comentari!
    I tant que em pots ficar a la llista de preferits! Jo volia fer el mateix amb el teu, però estava a l’espera de nous articles que em confirmessin!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s


%d bloggers like this: